Últimas 2 horas
y 58 minutos

Últimas 2 horas y 58 minutos fue mi primer libro publicado. Obtuvo el Premio Cajamadrid de Narrativa en 2008 y lo publicó la editorial Lengua de Trapo. Está formado por dos historias independientes relacionadas entre sí protagonizadas por un neoyorkino que la mañana del 11 de septiembre no va a trabajar a su oficina en las Torres Gemelas, y por un desertor del ejército israelí. Las dos historias tienen en común al narrador, a Laura L. Mascherano (como protagonista ausente) y el libro Casi obsceno, de Raúl Gómez Jattin. En un momento del libro el narrador le da al lector la dirección de email de Laura L. Mascherano, para que sea ella quien siga contando la historia más allá del libro.

2h1
2h2

Últimas 2 horas y 58 minutos

Dos hombres, en dos puntos opuestos del planeta, desertan de la vida que les espera y marcan así el principio de un viaje para el que no existe un final. El primero no toma la desviación que lo conduciría a su trabajo en el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. Se dirige en cambio hacia un sur utópico y temible. El segundo deserta del ejército israelí y se lanza a una huída perpetua que lo va llevando de frontera en frontera hasta ser solo una sombra de sí mismo. Ambos deben convivir con los monstruos que evoca la memoria y buena parte de su viaje se apuntala en los resquicios que dejan los recuerdos. Sombras chinescas y marionetas, música desgarrada, carreteras infinitas y caníbales son algunos de los ingredientes que componen el brillante estreno de Miguel Ángel Maya

Blog de 'Últimas 2 horas y 58 minutos'

«La fascinación de la novela de Miguel Ángel Maya procede de su audacia sin límites. Irresistible se mire como se mire (y nunca mejor dicho)»

Fernando Marías

«Maya logra que lo que parece un juego sea casi un reto: el de desentrañar la cantidad de significados y propuestas literarias que se esconden en las dos historias principales. Una propuesta valiente, con múltiples registros, que hace intuir a un autor con muchas posibilidades»

Paul Viejo

«Esta novela tiene todos los defectos característicos de los primeros libros de narrativa de autores españoles (sobre todo, de primeros libros de cuentos) desde que se abriera la década de los ochenta. Es decir, es un libro primerizo donde el autor intenta demostrar que sabe escribir, y en general es un rosario de demostraciones parciales de lo contrario, esto es: que puede el autor llegar a ser un escritor, pero también que la cantidad de dificultades, barreras y limitaciones que se ha colocado, voluntariamente, delante de sí -para demostrar que puede ser escritor- han paralizado la que pudiera ser su real aportación»

Vicente Luis Mora

«Esa sensación de destierro permanente, acendrada por la condición errante del personaje, es la que Maya intenta, creo que con sostenible fortuna, reproducir en la primera parte de su libro. Y con eso nos quedamos de Últimas 2 horas y 58 minutos, una novela que demuestra que podemos esperar cosas de Miguel Ángel Maya, pero el hecho de que la esperanza se cumpla no está en nuestra generosidad de lectores, sino en sus propias manos»

Vicente Luis Mora

«La novela permite atisbar a un narrador con mucho talento e imaginación y dotado de una rara sabiduría de perdido»

Nuno Vallés

«Es grato comprobar cómo la literatura continúa viva, más joven y emocionante de como se presenta el 23 de abril, tan anquilosada, atrapada y en el exceso de maquillaje de las grandes ocasiones»

Elena Cabrera

«Un libro de adquisición obligada para todos los amantes de la narrativa»

Eduardo Juárdenes